Al escenario asistieron más de 100 personas, entre fundaciones, estudiantes de la UniAtlántico y especialistas en el tema ponente, hubo apróximadamente 50 donaciones.

La Pastoral Social de la Arquidiócesis de Barranquilla y su programa Banco de Alimentos, con el apoyo del programa Ceafis llevaron a cabo el II Conversatorio Contribuyendo al Reto del Hambre Cero, escenario que tuvo lugar en la Curia Arquidiocesana y que contó con la participación de ponentes expertos en el tema de la lucha contra el hambre.

  

 

La coordinadora de programas del Banco de Alimentos, Rebeca Badillo agradeció la asistencia de los invitados y ponentes al primer escenario del reto al hambre en el marco del Mes Mundial de la Alimentación “Para nosotros este mes es muy importante, ya que es  de nuestra responsabilidad recolectar estas donaciones para nuestras comunidades vulnerables,  estamos en un mundo donde combatir este problema social se ha convertido en una misión y siempre tratamos de hacerlo bien,  también buscamos acabar con problemas como el flagelo del hambre,  los desastres ambientales y demás antecedentes que afectan siempre a los más golpeados por la violencia y la pobreza” manifestó.

El Padre Fidel Iglesias, director del Secretariado de Pastoral Social  inició su intervención con una hermosa oración y a su vez bendijo a todos los presentes, hablo sobre la importancia de algunos de los Programas del Secretariado de Pastoral Social, como: Banco de Ropa, Banco de Materiales, y el S.A.C, los cuales han permitido que muchas familias sobre todo niños y adultos mayores se beneficien.  “Hay que buscar vivir siempre en comunión con Dios ayudando al hermano”, resaltó.

 

 

El primero en dar la charla fue el Presbítero José Tobías de la Cruz,  Párroco de la Iglesia San Charbel y nombrado rector de la Universidad Católica del Caribe, quien agradeció a todo el equipo del Secretariado de Pastoral Social y expusó su ponencia «Denle Ustedes de Comer» basado en el capítulo 9 de Lucas, versículo 13.

“He analizado como vive el mundo de hoy, me inspire en el texto de la multiplicación de los panes, que no se refiere a los hambrientos de la palabra de Dios,  sino de la necesidad física del ser humano para seguir en la lucha. Este problema socio político y económico es de evangelización, y yo lo llamo la conversión del evangelio en el elogio del cuerpo” señaló el párroco.

El presbítero anunció que entidades  como La ONU,  La Cruz Roja,  han contribuido con esta causa, e invito a  todos a colaborar para con los que más lo necesitan, en la medida que usted sea más humano, en usted habita el amor de Dios.  “El 11% de la población sufren este flabelo, 815 billones de personas pasan hambre en 19 países con crisis prolongada” agregó el párroco.

En conclusión, el presbítero José Tobías afirmó que no se puede seguir perdiendo el tiempo en lo que no llena el alma,  ayudar al hermano te encuentra con Dios, dijo que la iglesia está trabajando para responder al mensaje, y que nunca los servidores se detendrán.

Osmar Pérez Pérez, médico especialista en pediatría, especialista en docencia universitaria, diseño y tipos de Investigación, con la ponencia: sobre peso y Obesidad en niños manifestó que hay enseñarle al niño como alimentarse desde un punto de equilibrio “A nivel de salud pública en el siglo XXI nosotros manejamos las siguientes estadísticas: 45millones de niños menos de 15 años tienen sobrepeso, la calidad de los alimentos no es la mejor; 20% de los niños tienen exceso de peso; en el  área urbana el 19.2/% y rural 13.4 % sufren este problema” puntualizó.

Sostuvo que hay que educar tanto en la desnutrición como en la obesidad, “Entre más sano mejor,  no es comer menos es comer mejor”

Amada Escorcia Bermejo, nutricionista y dietista de la Universidad Metropolitana con su ponencia Alimentación Saludable y estilos de vida saludables hablo sobre las guías alimentarias en la familia,  instituciones educativas y el público directamente relacionado con la educación. Anotó esta recomendación, “Alimentos como las frutas nos dan vitaminas, productos lácteos nos brindan proteínas, en lo posible evitar gaseosas  en excesos,  preferiblemente hacer jugo de frutas,  reducir carnes, embutidos y enlatados como productos de paquetes altos.  Cuida el corazón evitando la mantequilla, manteca y consume más aguacate, maní y nueces” manifestó la nutricionista.

En Alianza conformada por la universidad del Atlántico y el Banco de Alimentos  para contribuir al reto del hambre cero en el departamento del Atlántico, Carlos Eduardo Garrido Piñeres, coordinador del programa técnico profesional biotransformación de Residuos Orgánicos de la facultad de Ingeniería Universidad del Atlántico  hablo del desperdicio en Colombia, y de un proyecto que tiene que ver con la cría del cerdo “Estamos trabajando en el estiércol del cerdo para convertir en materia prima 9.76 millones de toneladas de alimentos que se pierden en Colombia, con estas cifras podemos crear 16.700 empresas alrededor de 100mil empleos que nos ayuden a transformar los alimentos y no desperdiciarlo” anotó.

A su vez la Doctora Rebeca agregó que gracias al  programa Reagro, el cual  se trabaja en la recuperación de excedentes alimentarios, a nivel nacional hay campesinos sensibilizados en donar sus consumos, y que es necesario esos recursos que apunte a través de una estrategia de nuevos productos.

La directora dio a conocer  una cifras puntuales para mostrar como se está trabajando desde el interior de la institución «Del banco de alimentos hemos disminuido el desperdicio en un 53 %, aprovechando el 93.7 % de los productos que están aptos para la entrega por un proceso de procesamiento, solo el 2.8 % estamos eliminando» anotó.

Al final de las ponencias, todos dieron  gracias a la colaboración y aporte solidario de todas las comunidades presentes, y convidaron  a todas las personas que al interior de sus  organizaciones se comprometan más con el reto, generando propuestas e iniciativas, para generar impactos nutricionales que verdaderamente  ayuden a la población “Compremos lo que necesitemos para evitar eliminar comida,  interesémonos  por investigar cómo podemos transformar los alimentos, para no perderlos” Concluyó la directora.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *